- PUBLICIDAD -

Blockchain promete irrumpir en el mundo de la Música

- PUBLICIDAD -

Aun cuando los otros sectores de la sociedad han estado en constante evolución y crecimiento, el modelo de negocios de la música sigue siendo el mismo. Y con ello los constantes problemas de siempre: distribución inequitativa de las royalties entre artistas y propietarios de derechos, muchas veces siendo ofuscadas por los intermediarios que no aportan nada al proceso creativo y se quedan con gran parte de los ingresos generados por los creadores de contenido.

La tecnologia detras de las criptomonedas, la Blockchain es una revolución del statu quo en una larga serie de sectores e industrias, incluida el del entretenimiento; donde la música parece ser la próxima presa de la cadena de bloques. Con una industria cambiante donde seguramente nunca volveremos a ver algo como las 110 millones de copias vendidas de Thriller, los mayores ingresos provienen de merchandising, entradas de conciertos y objetos de colección. Los discos ya no se venden.

Así es como hemos visto que han surgido iniciativas que han intentado vincular la música con la cadena de bloques, algunos todavía en fase de desarrollo y otros, luchando por posicionarse como la primera solución que promete resolver los problemas comunes suscitados en la industria a lo largo de su historia.

Propuestas  interesantes como Patreon, han intentado revolucionar la forma tradicional de hacer los negocios en la industria de la música, permitiendo una fuente de ingresos significativa y recuperar la libertad creativa a los dueños de contenido sin intermediarios y con el pago de tan solo 5% de comisión por el servicio contrarrestado.

La idea que se ha publicitado desde el primer dia es que con Blockchain podemos eliminar a todos los intermediarios que toman sus comisiones y recortes y lo reemplazan con una computadora mundial usando “contratos inteligentes” que automáticamente sólo ganan dinero y saben a quien paga instantáneamente.

Sin embargo, esta idea generalizada es más complicada de lo que parece. Primero deben resolverse cinco puntos fundamentales para lograr esto: Autoridad, Inmutabilidad, Usabilidad, Legado y Privacidad; las cuales es tema a discutir a fondo y no será abordado en este artículo.

Lo que sí es cierto es que en el negocio de la música se empieza a ver el fenómeno Blockchain como una alternativa a conflictos tradicionales y parece claro que todos los involucrados en él están hoy más seguros y probablemente la cadena de bloques permita un reparto más transparente.

Ya existen iniciativas como la del BID y la Open Music Initiative (OMI), donde han creado una aplicación innovadora capaz de rastrear los usos de una determinada pieza musical, el número de reproducciones, los lugares donde se reproduce y mucho más.

Open Music.jpg

OMI es una iniciativa sin ánimo de lucro dirigida por instituciones académicas que se propusieron crear un protocolo de código abierto para una identificación uniforme de la propiedad intelectual y de los creadores de la música.

Ravi Gupta, uno de los creadores de esta iniciativa, en un documento donde evalúan el impacto de la innovación digital y el Blockchain en la industria de la música; han planteado que con esta tecnología será posible las garantías para la aprobación y pago de derechos ya no vendrán necesariamente de intermediarios poderosos, como los grandes sellos de la música ni de los servicios de streaming como Pandora o Spotify, sino a través de un código genial,  muy robusto, que estimula la colaboración en masa a través de una especie de enorme libro público contable y descentralizado como ocurre con criptomonedas como el Bitcoin.

Así cuando un usuario final, ya sea un fan, un proveedor de servicios digitales como Spotify o iTunes, una estación de radio, o un productor de películas, escuche una canción o haga negocios con ella, activara automáticamente el smart contract que se ha programado en la Blockchain.

Inmediatamente las personas involucradas en el proceso creativo, de producción y distribución de la canción serán notificados y compensados según corresponda en el contrato inteligente.

Bit Ticket.jpg

Otras iniciativas interesantes han aparecido como BitTicket, que permiten la venta descentralizada, inmutable y directa de boletos usando la cadena de bloques para eventos musicales esencialmente, con el fin de evitar el negocio de la reventa y de la falsificación de entradas que tantos dolores de cabeza origina a promotores y artistas por igual.

Viberate es otra plataforma Blockchain especializada en la música en vivo, que se unió con la reconocida organización sin fines de lucro, la Enterprise Ethereum Alliance (EEA), para ser representante del sector de las artes y el entretenimiento en general, para llevar la música en vivo a través de red Ethereum.

Viberate.jpg

Quizás la propuesta más conocida en usar la cadena de bloques en la música sea el del artista Gramatik, el cual se convirtió en el primer artista en “criptomonetizar” su propiedad intelectual a través del lanzamiento de su propia criptomoneda GMTK El 9 de noviembre de 2017, acumulando la cantidad máxima de US$ 2.48 millones de dólares (7500 ETH) en menos de 24 horas, durante la venta en Zurich.

Con una industria que pasó de tener en el año 1999 ingresos por el orden de los US$ 23.800 millones a ver caer en el 2016 sus ingresos a US$ 15.000 millones, es imperativo pensar en que la tecnología está llamada a transformar la industria para poder hacerla subsistir como modelo de negocios.

Y de allí que ideas de artistas como la cantante islandesa Bjork de querer abrirse fronteras en el mundo musical experimentando con la cadena de bloques, estableciendo alianzas con la startup británica Blockpool para unir su próximo disco a la Blockchain, y con ello recompensar a sus fans por la compra directa con criptomonedas supone un reingenieria del modelo de negocios del mundo musical, donde la gigante Spotify ya está invirtiendo en este tema, con el fin de poder prevalecer en el tiempo y no pasar al olvido como el otrora Napster de los años 90.

Grafica Blockchain Musica.gif

Lo que sí es cierto, es que cada vez más artistas de la talla de 50 cent, Imogen Heap, Taylor Swift, Pitbull se están uniendo a iniciativas para poder empoderar al fanático y al creador de los contenidos para una interacción directa sin intermediarios mediante la cadena de bloques y el uso de tokens para ello.

Solo el tiempo dirá si la Blockchain lograra finalmente revolucionar este complejo negocio como es la música, ya que cada vez se observará más resiliencia por parte de los interesados en no perder su poder ni estatus de siempre ante la adopción de esta tecnología, especialmente cuando la industria finalmente había visto un resurgir con el streaming como el modelo casi definitivo, dominado por los gigantes de Youtube, Spotify, Itunes que acaparan toda la distribución de medios a cambio de la nada equitativa distribución justa de ingresos con los artistas como quedó demostrado con el caso de la superestrella Taylor Swift.

Lo que sí parece ser, es que la solución para esta industria será más complejo de lo que parece, ya que transformar esta industria con la cadena de bloques sugiere la contratación de intermediarios para firmar transacciones que al igual que Bitcoin, suponen un gran problema de consumo de energía y costes por lo que implica toda la conexión de nodos que garanticen la funcionalidad del sistema en sí.

- PUBLICIDAD -

- PUBLICIDAD -

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

trece − cuatro =

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias
Regístrese aquí para recibir las últimas noticias y actualizaciones directamente en su bandeja de entrada.
Puedes darte de baja en cualquier momento

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. AcceptRead More